El ballet o danza clásica

El ballet es una danza académica y clásica específica y una técnica que se enseña en las escuelas de baile según métodos específicos. Los trabajos coreográficos empleados en esta técnica son llamados ballets, y usualmente incluyen, danza, mímica, actuación y música (por lo general, orquestal, y en ocasiones cantada dentro de óperas). Es mejor conocido por su técnica y sus presentaciones únicas, tales como el trabajo de puntillas y las largas extensiones; sus movimientos precisos, sueltos y llenos de gracia; y sus cualidades etéreas.

Se originó en las cortes renacentistas como consecuencia de las lujosas cortes de Italia; las bodas aristocráticas eran espléndidas celebraciones y los músicos y bailarines de la corte colaboraban para proveer un entretenimiento elaborado. Sus inicios históricos fueron formados principalmente por el Ballet francés de tour, el cual consiste en danzas sociales presentadas por la nobleza en dúos con música, discursos, versos, canciones, desfiles, decoración y disfraces. Cuando Catherine de Medici, una aristócrata italiana con un gran interés en las artes, se casó con un duque francés, ella llevó su entusiasmo por la danza a Francia y otorgó el soporte financiero necesario para que se desarrollara esta nueva actividad artística.

Un ballet renacentista no luce como una presentación de Giselle o El lago Swan, en el Bolsoi. Los pasos de danza de la corte fueron adaptados para armar la coreografía básica del baile. Los actores se vestían según la moda de ese tiempo. Para la mujer esto significaba usar largos vestidos formales que cubrían sus piernas hasta el tobillo. En sus comienzos, esta danza era participativa, con la audiencia uniéndose a la danza hacia el final de la presentación.

 

Domenico de Piacenza fue uno de los primeros bailarines expertos. Junto con algunos de sus estudiantes fue entrenado en el baile y enseñaban a los nobles el arte del ballet. De Piacenza dejó un trabajo pedagógico escrito el cual fue puesto a disposición de los súbditos de las cortes de esos tiempos para su aprendizaje.

Uno de los primeros ballets más importantes, si no el primero, producido y puesto en escena fue Baltasar de Beaujoyeulx del Ballet Comicó de la Reina, en 1851. El mismo año la publicación de Fabricio Caroso, "El bailarín", colaboró a establecer a Italia como el centro del desarrollo de la técnica de esta danza.

El auge del arte de las presentaciones de la danza clásica comenzó en Francia durante el reinado de Louis XIV, a quien le apasionaba la danza y determinó revertir el deterioro de la calidad de la danza que comenzó en el siglo XVII. Para ello estableció la Real Academia de Danza, que es actualmente el Paris Opera Ballet, en 1661. Las primeras referencias sobre las cinco posiciones elementales del baile aparecen en los escritos de Pierre Beauchamp, un bailarín y coreógrafo de la corte.


Juan Bautista Lully, un compositor italiano al servicio de la corte francesa, jugó un rol importantísimo estableciendo la dirección hacia donde se encaminaría esta actividad artística durante el siglo siguiente. Respaldado y admirado por el Rey Luis XIV, Lully solía incluir en su elenco a los reyes. El título Rey del Sol, mediante el cual aún hoy en día se hace referencia a los monarcas franceses, se originó en el Ballet de la Nuit (1653) de Lully, para el rol que interpretaba el Rey Luis XIV.

La principal contribución de Lully al ballet fueron los matices de sus composiciones: sus conocimientos del movimiento y la danza le permitieron componer específicamente para esta variedad artística, con frases musicales que complementaban los movimientos físicos. También colaboró con el dramaturgo Molière. Juntos tomaron un estilo teatral italiano, la comedia del arte, y la adaptaron en un trabajo para la audiencia francesa, creando el ballet-comedia. Entre sus producciones más grandes se encuentra Le Bourgeois Gentilhomme de 1670. Posteriormente, el autor se convirtió en el primer director de la Real Academia de Música, luego de que se introdujera la danza en la academia. Levó el ballet italiano y francés, creando un legado que definiría el futuro de este baile.

La primer escuela profesional y formal surgió en Francia, y la terminología se cristalizó allí. Casi todo en ballet se describe mediante una palabra o frase en francés. Incluso se les desea buena suerte a los bailarines, en francés. Los actores se desean buena suerte unos a otros antes de una presentación diciendo, “¡Rómpete una pierna!”, los bailarines se dicen ¡Merde!. El inconveniente de esto es que las bailarinas deben aprender los nombres franceses para los pasos y los movimientos; la ventaja es que ellas pueden tomar clases en cualquier parte del mundo, no importa cuan ininteligible sea el idioma en el que se enseñe, la terminología seguirá siendo en francés, y por lo tanto, será entendible.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Todo ópera: Nueva sección lírica.