¿Qué es un concierto para violín?

Un concierto para violín es un solo de violín (ocasionalmente para dos o más) y conjunto instrumental, normalmente suele ser una orquesta. Tales trabajos han sido escritos desde el periodo barroco, cuando la forma de solo concierto fue desarrollada por primera vez, hasta la actualidad. Muchos grandes compositores han contribuido al repertorio de conciertos para violín, entre ellos se encuentran los trabajos de Bach, Bartók, Beethoven, Brahms, Bruch, Mendelssohn, Mozart, Sibelius, Tchaikovsky y Vivaldi.

Tradicionalmente un trabajo de tres movimientos, el concierto para violín ha sido estructurado en cuatro movimientos por varios compositores modernos, incluyendo a Dmitri Shostakovich, Igor Stravinsky y Alban Berg. Posteriormente, los dos primeros y los dos últimos están conectados, con un único quiebre entre el segundo y el tercero. En algunos conciertos para violín, especialmente los de las eras barroca y moderna, el violín (o el grupo de violines) es acompañado más bien por conjuntos de cámara que por orquestas. Por ejemplo, L’estro armónico de Vivaldi, originalmente escrito para cuatro violines, dos violas, chelo, y continuo, y el primer concierto de Allan Pettersson, para violín y cuarteto de cuerdas.

El Concierto para Violín y Orquesta en D mayor de Ludwing van Beethoven fue escrito en 1806 y es el opus Número 61 del nombrado compositor. El trabajo fue premiado el 23 de Diciembre de 1806, en el Teatro "An der Wien" en Viena. Beethoven escribió el concierto para su colega Franz Clement, un destacado violinista del momento, quien anteriormente le había dado un muy útil consejo sobre su ópera Fidelio. La ocasión fue un concierto en beneficio para Clement.

Se cree que Beethoven terminó la parte del solo tan tarde que Clement tuvo que leer por vez primera en el momento del concierto. Tal vez, para expresar su disgusto, o para mostrar lo que podía hacer cuando tenía mayor tiempo para prepararse, Clement interrumpió el concierto entre el primer y el segundo movimiento con una composición solista propia, tocada sobre una sola cuerda y con el violín hacia abajo. La premier no fue exitosa, y el concierto fue interpretado muy pocas veces en las décadas siguientes.



Imagen de un concierto para violín y orquesta

El trabajo fue revivido en 1840, luego de la muerte de Beethoven, con interpretaciones del violinista Joseph Joachim, junto a la orquesta dirigida por Félix Mendelssohn; desde entonces ha sido uno de los trabajos más importantes dentro del repertorio de conciertos de violín, y hoy en día es presentado y grabado frecuentemente.

Mas información sobre construcción de violines.

Menú de navegación:
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: