El coro como formación humana de voces

La teoría occidental de la música denomina coro a un conjunto musical de ocho o más cantantes en cada parte; puede ser más grande aún con muchos cantantes en cada parte. Los conjuntos vocales más pequeños suelen llamarse tríos, cuartetos, quintetos, etc. o conjunto vocal. Los coros suelen ser dirigidos por un director. Generalmente los coros constan de cuatro partes, pero no existe un límite de números posibles: Thomas Tallis escribió un motete de 40 partes titulado "Spem in alium", para ocho coros o cinco partes corales; "Stabat Mater" de Krzysztof Penderecki es para tres coros de 16 partes cada uno, en total 48 partes.

Además de cuatro, los números de partes más comunes son tres, cinco, seis y ocho. Los coristas pueden cantar con o sin acompañamiento musical. El cantar sin acompañamiento recibe el nombre de canto a capella. Cuando se canta con acompañamiento instrumental, el o los instrumentos acompañantes puede ser de cualquier tipo, inclusive, un coro puede ser acompañado por una orquesta completa. En la música de las iglesias anglicanas el instrumento acompañante es casi siempre un órgano. Para los ensayos suele usarse un acompañamiento de piano, incluso si se va a emplear una instrumentación diferente durante la presentación, o si se va a ensayar música a capella.

Existen varias escuelas que consideran cómo deben ordenarse escénicamente las distintas secciones del coro. En los coros sinfónicos es común ordenar a los cantantes desde las voces más agudas a las más graves de derecha a izquierda, coincidiendo con la típica distribución de las cuerdas. En situaciones a capella o con acompañamiento pianístico no es inusual que los hombres se ubiquen atrás y las mujeres al frente; algunos directores prefieren ubicar a los bajos detrás de las sopranos, sosteniendo que las voces externas necesitan afinarse unas con otras. Los coros con mayor experiencia suelen cantar con todas las voces mezcladas. Los partidarios de éste método argumentan que se le hace más sencillo para cada cantante individual oír y afinar, pero requiere una mayor independencia por parte de cada cantante.

Formacion coral

Los que se oponen a esta metodología de organización sostienen que de esta manera se pierden la separación espacial de las líneas de voces individuales, otra característica falorable para la audiencia, y que elimina la resonancia seccional, la cual disminuye la efectividad del coro. En la música con dobles (o múltiples) coros, por lo general los miembros de cada coro están juntos, en ocasiones significantemente separados, especialmente en las interpretaciones de la música del siglo XVI. En realidad, algunos compositores especifican qué coros deben ser separados, es el caso del "Réquiem de Guerra" de Benjamín Britten.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.

Entradas recientes
de nuestro Blog: