Entendiendo la composición musical

Una pieza de música existe en forma de composición escrita en notación musical o como un único evento acústico, es decir, como una presentación en vivo o una canción grabada. Si se compuso antes de la interpretación, la música puede ejecutarse de memoria, por medio de la partitura escrita, o mediante una combinación de ambos. Las composiciones constan de elementos musicales, elementos que varían ampliamente de persona a persona y de cultura a cultura.

Improvisar es la acción de componer durante la interpretación, de reunir elementos “espontáneamente”. Las personas que practican la composición son llamadas compositores. Entre las habilidades útiles que requiere la técnica de composición se encuentran: el poder escribir empleando la notación musical e instrumental adecuada y conociendo la teoría musical, y el dirigir conjuntos musicales (orquestaciones). La definición de composición se ha ensanchado para incluir extensas técnicas tales como la improvisación, el montaje musical, la preparación de instrumentos, la utilización de objetos o métodos no tradicionales para generar los sonidos, y hacer música del silencio, como el famoso John Cage ha hecho.

Las técnicas de composición son métodos empleados para crear música. Al discutir la estructura u organización de una obra musical, la “composición” de ese trabajo es llamada por lo general, su forma musical. Estas técnicas trazan una línea paralela entre los elementos formales del arte.

A veces, toda la forma de una pieza es toda diferente, esto quiere decir que cada parte de la composición, es diferente, sin repetición de secciones; otras formas incluyen, como bien ha ilustrado la historia de la música, estrófas, rondó, coros en verso, etc. Algunas piezas se componen en torno a una escala, donde la técnica de composición puede considerarse como el uso de una escala particular.

Otras obras son compuestas durante su interpretación; sin embargo, en este caso también es posible emplear diversas técnicas. Algo que se debe tener en cuenta a la hora de componer música tonal es la escala que se emplea para las notas a escribir, incluyendo el estilo y la nota tónica. Cuando se interpreta o lee música, sólo importa la armadura de clave. En música utilizando una técnica de doce tonos, la línea de tonos es incluso más un factor extenso que una escala. Similarmente, la música del Medio Oriente emplea composiciones que están basadas rígidamente en un estilo específico (tales como las escalas, dórica, frigia, mixolidia, y locria), usualmente sin contextos de improvisación, como emplea la música Hindustani de la India, la de Java y Bali, y la mayor parte de la música africana.

La tarea de instrumentación y composición, llamadas arreglo u orquestación, pueden ser asumidas por el compositor o, separadamente por un arreglista basado en la composición coral del compositor. Una composición puede tener múltiples arreglos basados en factores tales como el tipo de audiencia y la amplitud del lugar, el género musical, ya si va a ser grabada o interpretada en vivo, disponibilidad de instrumentos y de músicos, ventas comerciales y restricciones económicas.

Basados en tales factores, los compositores o arreglistas deben decidir sobre la instrumentación del trabajo original. Hoy en día, el compositor contemporáneo puede escribir virtualmente con casi todas las combinaciones de instrumentos. Algunos grupos comunes de arreglos incluyen, música para Orquesta completa, que consta de casi todos los grupos de instrumentos, conjunto de vientos, el cual consiste en una gran sección y diversidad de instrumentos de viento, de metal e instrumentos de percusión que son los encontrados usualmente en una orquesta, o un grupo de cámara, frecuentemente llamada música de cámara la cual se dedica a la instrumentación para al menos dos instrumentos.

El compositor también puede elegir escribir sólo para un instrumento, en cuyo caso la obra resultante es llamada “solo”. Los compositores no se limitan simplemente a escribir para instrumentos, ellos pueden componer también para voz humana, en lo que se incluyen, trabajos corales, óperas, y musicales, o para instrumentos de percusión o, incluso, electrónicos. Muchos especialistas se han cansado de explicar cómo un compositor debe conocer todas las habilidades de cada instrumento y cómo se deben complementar unos con otros, en lugar de competir.

Se dan ejemplos de errores habituales, por ejemplo, cómo alguien en una de sus primeras composiciones había colocado la tuba sobre el piccolo. Esto claramente, hundía al piccolo, por lo cual no cumplía ningún propósito en la composición. Cada instrumento elegido en una pieza debe tener una razón de estar allí, lo cual se añade a lo que el compositor está tratando de transmitir dentro del trabajo.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.

Entradas recientes
de nuestro Blog: