La técnica para tocar el piano (y disfrutarlo!)

Aquí presentamos algunas creencias, generalmente inconscientes y a veces erróneas, que muchas personas han recogido durante su vida y sus lecciones para tocar el piano.

1) Se cree que tocar el piano es cuestión de transferir los símbolos del pentagrama en movimientos musculares. Que tocar el piano es simplemente una cuestión de coordinación entre las manos y los ojos.

2) La creencia de que necesitas tener un gran manejo de la tensión muscular y un gran esfuerzo para tocar el piano, particularmente en los pasajes difíciles, como los rápidos o los fuertes. Esto se aprende mucho antes de tomar lecciones de piano. Desde una temprana edad a la mayoría de las personas se les enseña que si quieren tener éxito en la vida deben esforzarse y concentrarse en la meta más que en los medios. Esta actitud se refuerza por lo general durante las clases de piano debido a que es lo que suele hacer el alumno, y el profesor, raramente lo cuestiona. Además, la tensión muscular puede surgir por el miedo, el cual, con el tiempo, puede fijarse en el alumno al momento de tocar, situación que estaría perjudicándole. Desafortunadamente, para algunos niños, estas lecciones son una experiencia que los llena de temor en la cual el maestro se sienta junto al alumno, señalando un error tras otro mientras el alumno lucha para poder hacerlo correctamente. Tal vez, el profesor regañe al alumno por los errores cometidos, por no practicar tanto como el profesor considera que es necesario, o por alguna otra razón.

3) La creencia de que el ritmo es algo que toma lugar solamente dentro de la cabeza. Esto surge cuando comienza a introducirse el ritmo y sólo entonces se lo considera como “contar”, lo que, en especial para un niño, requiere gran concentración pues debe tocar las teclas en el lugar y el momento justo.

4) La creencia de que los detalles son más importantes que la obra en sí, y que tocar las notas equivocadas es el problema más grande con el que se pueden enfrentar al tocar. Esta actitud es, nuevamente, aprendida en la vida cotidiana. Las personas raramente se detienen a mirar la totalidad, sino que están empecinados en resolver los detalles, uno tras otro. Por lo que, en lugar de conseguir tocar una obra entera, te encuentras con una sucesión de detalles sin conexión. Esto debe ser reforzado durante las lecciones, ya que durante las cuales el profesor debe enseñar al alumno a lidiar con los problemas, y solucionarlos mediante la lenta práctica, es decir, aislar un detalle del hilo musical y repetirlo una y otra vez hasta que sea aprendido.


Estas creencias son verdaderas falacias que interfieren en el libre disfrute de hacer música, sea cual sea el instrumento del que se trate.

La creencia de que tocar el piano (o cualquier instrumento) es un proceso mecánico de coordinación entre las manos y los ojos es realmente extraordinaria cuando piensas en ello; ¡Ojalá fuera tan sencillo!. Cualquiera que no haya sido avergonzado por sus errores durante pequeño al oír que le decían “no eres bueno” o “tecla incorrecta” o que se hayan reído de esos errores, será capaz de cantar una melodía simple correctamente. Es natural y fácil, es decir, la forma más básica de hacer música.

Lecciones anteriores:
El teclado del piano

Tocar jazz en el piano
Tocar de memoria
Tocar blues en el piano

Tocar el piano de oído

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.

Entradas recientes
de nuestro Blog: