No podemos forzarnos a tocar el piano: reflexiones sobre la improvisación

Cierta vez un estudiante me preguntó: “¿Cómo es que a veces la música fluye libremente, mientras que otras me siento bloqueado y no puedo tocar?”. Esta pregunta es totalmente válida y resulta ser de lo más común entre los estudiantes de improvisación y de piano.

El problema es, en realidad, que muchos piensan que deberían ser capaces de, simplemente sentarse en el piano y tocar en cualquier momento y en cualquier lugar, sin ningún tipo de inconveniente. Pero eso es muy poco realista por el simple hecho de que ¡no podemos forzarnos a tocar!

La improvisación es tocar. Y cuando intentas forzarte para que aparezca la música ocurre exactamente lo opuesto. Se levantan barreras para que no se reciba la música, y el espíritu queda defraudado. Pero todo esto puede evitarse si aprendemos que hay un cierto flujo y reflujo de creatividad. Debemos además respetar esta tendencia natural. Aprender a ver la fuerza creativa como algo que se va lejos, sólo para volver nuevamente, mucho más fuerte y revitalizada.

Existe un orden natural para crear que, si lo respetamos y confiamos en él, nos resultará muy útil. Escúchate a ti mismo y no dejes que tu ego tome lo mejor de ti. Muchos estudiantes temen que si no pueden sentarse al piano y tocar, su creatividad se ha secado; ¡esto no es para nada cierto! Probablemente estén experimentando un período de marea menguante de su creatividad. Durante este tiempo, es mejor tomarse un descanso de la interpretación y regresar luego cuando las aguas de la creatividad hayan regresado.

Share








4 Comentarios to 'No podemos forzarnos a tocar el piano: reflexiones sobre la improvisación'

  1. Jesus - abril 14th, 2008 at 4:41 pm

    Thanks.

  2. alberto - agosto 28th, 2008 at 1:13 am

    ho!! muchas gracias por todo el contenido ,he aclarado muchas dudas que tenia, muchas gracias de verdad……. viva la musica

  3. Carlos-Mª - septiembre 15th, 2008 at 6:32 pm

    Es totalmente cierto que no se debe de forzar a tocar a nadie sin ganas.La improvisación,es una fuente natural:losdioses te acompañan o no”;lo mismo se puede decir de las musas…A los niños si queremos que les guste la música,concretamente el piano,hay que enfocarlo como un jugo,dónde deben de ser protagonistas,pero sin que se den cuenta…..La música hay que escucharla y oirla.Pero hay tanta prisa…..Hay que parar el tiempo y disfrutar!

  4. cristian - diciembre 3rd, 2009 at 3:45 pm

    Es verdad todo lo que dice. Hay dias (esporadicos) en que me salen improvisaciones grosisimas, son dias que lamento no tener una disciplina intelectual para transformarlos en cosas repetibles y entender mejor todo lo que estoy haciendo…. si de casualidad estoy grabando lo celebro !…
    y hay semanas enteras en que pareciera no ser el mismo que tocaba el dia anterior… no sale nada, no intuyo nada arriba del piano, no nace ningun destello de belleza….. NADA.. esos dias cierro el piano y estudio o pinto, o leo mucho…


Deje un comentario