Repensando la efectividad de las tradicionales lecciones de piano

¿Cómo le puede gustar a alguien pasar cuatro años en una universidad o escuela de música aprendiendo cómo tocar música de otras personas? ¡Si te pones a pensar es realmente ridículo! Pero al fin y al cabo esto es lo que hacen miles de estudiantes de piano cada día. Éstos jóvenes se sientan frente a su piano y a la partitura de un compositor ya fallecido. Luego se les dice que “la interpreten correctamente”. ¿Han oído alguna vez algo con menos sentido? Imagínate a un escritor forzado a copiar los trabajos de otro novelista. En esencia, es lo que hacen los estudiantes clásicos de piano, tan sólo copian.

Si bien muchos piensan que este es un acto creativo, resulta que no lo es en absoluto. De hecho es un acto re-creativo. ¿Y cuál es su propósito entonces? Darle una oportunidad a las personas de oír lo que es considerado “buena” música. Sólo en la música clásica existe tal pomposidad. Y existe debido a que unas muy pocas personas desean oír los clásicos.

Déjenme decirles algo, yo amo la música clásica, pero no paso mi tiempo intentando recrear lo que ya ha sido creado. No, en lugar de ello, me conecto con mi propio ser y permito que la música que se encuentra adentro mío fluya hacia el exterior. ¡Yo también quiero ser creativo! Y mi filosofía es que cualquiera puede ser “un compositor”.

Todo lo que se necesita es el deseo de crear, de querer oír a uno mismo expresándose a través de la música. ¿Difícil? ¡En absoluto! Es tan fácil como poner los dedos sobre el teclado y tocar. Difícil de creer pero muy cierto. Verás, los estudiantes de música han sido engañados por el pedante estilo académico que destruye el espíritu y la voluntad de creación. Se insinúa que la mejor música ya ha sido creada, así que por qué preocuparse. La respuesta es crucial para nuestra propia existencia. Debe importarnos porque nos hace sentir bien. Eso es todo lo que se necesita para hacer música.

Share








14 Comentarios to 'Repensando la efectividad de las tradicionales lecciones de piano'

  1. Lorena - diciembre 18th, 2008 at 11:52 am

    Rescato la idea, pero creo que la forma en la que esta expresada puede resultar ofensivo para muchas personas, que interpretan porque les gusta la música clásica.

  2. luiggi - diciembre 18th, 2008 at 12:49 pm

    Qué barbaridades que dice. Primero ignora que tocar el piano es una “performing art” y su desarrollo exige conocer obras necesariamente del pasado. Una base sólida aumenta la probabilidad de realizar el potencial creativo de una persona. Si existen “represores” de la creatividad en el ámbito educativo es otra cosa. Parece que quien escribe piensa que los logros nacen de la nada, sólo de lo que siente una persona. Quitarle el valor a valorar las obras del pasado como fundamento para el desarrollo es una amenaza que puede llevar a la mediocridad.

  3. Maria Tereza - diciembre 18th, 2008 at 12:54 pm

    Não concordo , todo aprendizado se faz baseado em algo já criado , todos temos que seguir digamos , um roteiro e o que com certeza falta é o incentivo à criação , “asas à imaginação”.E isto parece-me infelismente avontecer na maioria das escolas de formação universitária ou não.

  4. Gervasio - diciembre 18th, 2008 at 12:59 pm

    Nunca, jamás, leí un artículo tan ridículo.

  5. Miguel Velásquez - diciembre 18th, 2008 at 1:40 pm

    Respeto la idea suya de que interpretar música de otros no tiene gracia, aunque no la comparto… sin embargo no es cualquier música… interpretar buena música lo disfrutan los buenos músicos. Aún a nivel comercial o bailable tocar los temas de buenos músicos no clásicos se disfruta mucho… y uno siempre pone de su parte su inspiración, por eso es que un mismo tema interpretado por diferentes personas nunca es “el mismo”

    En la capacidad del intérprete también hay valor. Similar a un poema que puede ser recitado por diferentes personas, el énfasis que se pone en las expresiones, el lugar, el momento, la fecha.

  6. RICARDO 1262 - diciembre 18th, 2008 at 2:17 pm

    Estoy en el mas completo desacuerdo.

    Si bien es cierto la espontaneidad natural es algo muy valioso no necesariamente produce obras de arte de valor.

    El pesado aprendizaje apunra a eso: a lograr pasar
    la valla donde lo propio natural espontaneo autocreado
    de paso a lo valioso donde triunfe lo valioso natural
    lo valioso espontaneo lo valioso autocreado.

    Hoy hay una conexion entre los sistemas educativos y el mercado musical. Los sistemas educativos que no propenden a una formacion de excelencia (porque la poblacion por atenderes es mas amplia) y el mercado que pone cualquier producto de bajo valor artistico como digno de escuchar.

    Un sistema como el propuesto en el articulo creo que tiende a la produccion de bodrios y me extraña mucholuego de estar suscrito mas de 4 años
    a esta que se opine de semejante manera como opinion oficial de la pagima

  7. paulo - diciembre 18th, 2008 at 4:20 pm

    Es evidente que en el arte de interpretar a un compositor se requiere de un enfoque que llama a la creatividad y al trabajo artistico, no creo muy oportunas las expresiones como “tan solo copian” entre otras. La idea del articulo me lleva al concepto del musico que ansía ser, primero un compositor y segundo creativo y original, y en eso me encuentro plenamente de acuerdo y con la bandera de lucha pertinente y creo que también respetuosa con todos (tambien con los interpretes).

  8. ana - diciembre 18th, 2008 at 5:46 pm

    Mientras leía tu nota sentía que nunca habías escuchado a más de un sólo intérprete, o q tal vez si, pero sin prestar atención a otra cosa que no sean las notas. No es sólo la técnica lo que hace reconocidos a algunos pianistas, sino lo que cada uno pueda expresar con estas obras “ya escritas” (ejemplo, Arrau con las sonatas de Beethoven, Rubinstein con las obras de Chopin). Un actor lee su libreto, estudia los sentimientos de su personaje y a partir de allí crea, un intérprete realiza un arte similar.
    Está bárbaro querer crear cosas originales, creativas… y ojalá lo logres! pero no te olvides que todos los grandes compositores estudiaron la música de sus anteriores y hasta “hacian la mano” copiando partituras de renombrados compositores.

  9. Lalo - diciembre 19th, 2008 at 2:13 am

    Comparto en muchos puntos tu artículo de opionión y te felicito por el valor que tuviste al escribir y subir tu comentario porque es la primera que leo un artículo de esta índole en esta página, pero hay un tema que no tocaste que es la música popular: hablaste de que hoy en día todavía podemos seguir haciendo buena música y eso está claro, nadie puede decir que porque estamos en el siglo XXI la capacidad creativa de los músicos se ha terminado, es eso completamente errado.
    A principios del siglo XX surgió un estilo que lo dió un vuelco completo a la historia de la música popular, que antes comparada con la música llamada clásica era llamada pagana, hereje, etc. Hablo del JAZZ, un de los estilos más completos de la música, pues si no es el más, donde se pueden mostrar todos los mátices de la música, la capacidad creativa expontánea, la capacidad de expresión, etc. El jazz hizo que la música popular no sólo sirviera para animar fiestas sino para escucharla y disfrutarla, de él surgieron innumerables estilos que hasto hoy podemos seguir escuchando hasta en las radios populares. Todavía podemos hacer música buena y no sólo encerrándonos en lo clásico, existen diversos estilos que rescatan lo mejor de la música: el rock, el funk, el soul, el metal, la música folclórica, entre otros.
    Quiero destacar que como existe buena música popular, también existe mala música popular, cosa que tambíen ocurre en la música clásica, existen grandes sinfonías, conciertos, sonotas…, también hay malas, pero tenemos miedo de decirlo, muchas veces, para no quedar como ignorantes porque, se supone, que estamos despreciando la llamada “música docta”.
    YO soy un estudiante de música, de piano, de 17 años, que como todos, partió tocando clásico, pero con el pasar del tiempo y de profesores se ha dado cuenta que tenemos buenas música muy al alcance de nosotros pero que no queremos escuchar, prejuzgándola. El próximo año salgo del colegio y pretendo estudiar piano popular porque es lo que me llena y así es mi formación. Favorablemente estudio en un liceo artítico donde aprendí teoría musical, armonía popular y clásica y trabajo de grupo, pero lamenablemente no existen, en mi ciudad y creo que también en Chile, lugares como conservatorios donde se enseñen a tocar todos los estilos al menos que sea una universidad de música popular, que es lo que haré. Creo que la MÚSICA POPULAR la tenemos muy desvalorada.

  10. Andrés - diciembre 19th, 2008 at 3:49 am

    La idea de la defensa del espíritu creativo me parece buena, aunque sólo la gente perezosa se rehusa a recorrer un camino que ya ha sido andado por muchas personas más, sin darse cuenta de que puede caer en la falsa ilusión de estar creando algo que ya se ha hecho muchas veces antes. Primero hay que estudiar, perfeccionar la técnica, dominar la materia. Sólo entonces se podrá crear algo de verdadero valor artístico y no obras caprichosas, pretenciosas y sin fundamentos. Charlatanería.

  11. <ADMINNICENAME> - diciembre 19th, 2008 at 4:01 pm

    Estimados amigos, los artículos de nuestros sitios provienen de personas cuyas opiniones podrán respetarse o no, pero entendemos que son genuinas del pensamiento de esa persona. Ese es el criterio que seguimos para publicarlos.

    Este artículo es, por cierto, controvertido pero no por eso ha de faltarsele el respeto al autor. Por favor, que cada uno coloque su opinión sin agresiones.

    En PianoMundo entendemos que la diversidad de opiniones en los artículos hacen al enriquecimiento de nuestro aprendizaje. Este artículo debe tomarse simplemente como una invitación a repensar las cuestiones de las lecciones de piano. Para el que pueda encontrar algo valioso en el mismo que pueda ayudarle, bienvenido sea, caso contrario, no hay más que dejarlo pasar como una simple opinión de uno de nuestros articulistas.

    Aprovechamos la oportunidad para desearles Felices Fiestas a todos.

    El equipo de PianoMundo

  12. marco - diciembre 21st, 2008 at 7:50 am

    Bueno, pues el título expresa muy bien la idea del artículo, y es que si bien es necesario estudiar las obras ya escritas, perfeccionar la técnica, tambien es necesario estimular la creatividad del estudiante, lo cual el muchos programas de música sea menospreciado.
    Aquel al que le gusta la música sin duda buscara hacer sus propias creaciones tarde o temprano, pero una ayudita en la escuela en este ambito no esta de más.
    Saludos a todos y felices fiestas.

  13. paulo - diciembre 21st, 2008 at 3:03 pm

    El trabajo duro en el taller del arte musical nadie lo cuestiona, solo que en el “trabajo duro” de este oficio que es la composición musical, esta la “ACTITUD” que caracteriza al extravagante musico, algo rebelde o irreverente que pueda tener A B o C

  14. Mauricio Hinojosa - diciembre 22nd, 2008 at 12:54 am

    El tema de fondo es muy interesante si es planteado de manera correcta, pero me parece que la discusión se hace completamente estéril ya que el autor del posteo olvidó algo fundamental: los distintos tipos de música son concebidos y apreciados de distinta manera.
    En la música clásica cuando un músico lee una partitura está fundamentalmente interpretando. El proceso creativo en este tipo de música se llevó a cabo esencialmente en el momento que el autor unió la inspiración a su trabajo (lo divino a lo humano) para crear la partitura.
    En el Jazz ambos procesos se llevan a cabo prácticamente al mismo tiempo. Y no sólo en el Jazz, en el antiquísimo raga indú pasa lo mismo. En ambos la improvisación es fundamental.
    En resumen, un músico clásico o de cualquier otro estilo, es totalmente libre de crear en el momento que desee. Tratando de entender al autor del posteo creo que simplemente no recibió la formación musical adecuada a su personalidad y/o gusto, y por eso su malestar.


Deje un comentario