Recordando a Dvorak

Frantisek, el padre de Dvorak, era carnicero y posadero. Toco la cítara por diversión y entretenimiento, pero más tarde la tocó profesionalmente. Su madre, Anna, vino de Uhy. Antonin Dvorak era el mayor de ocho chicos. En 1847, Dvorak comenzó a tomar lecciones de voz y de violín de Joseph Spitz. Dvorak se adaptó rápidamente al violín y pronto comenzó a tocar en bandas de la iglesia y del pueblo. En 1853, los padres de Dvorak lo enviaron a Zlonice para que continuara su educación aprendiendo alemán, al igual que la música. Joseph Toman y Antonin Leihmann continuaron enseñándole a Dvorak violín, voz, órgano, piano y teoría de la música.

En 1857, Dvorak se trasladó a la Escuela de “Organo de Praga” en donde continuó estudiando teoría de la música, armonización, modulación, improvisación, contrapunto y fuga. Durante este tiempo, Dvorak tocó la viola en la Sociedad de Cecilia. Tocó obras de Beethoven, Mendelssohn, Schumann y Wagner. Mientras estaba en Praga, Dvorak pudo asistir a conciertos tocando obras de Liszt conducidas por el mismo Liszt. Dvorak dejó la escuela en 1859. Fue segundo en su clase.

En los últimos meses del verano de 1859, Dvorak fue contratado para tocar la viola en una pequeña banda, la cual posteriormente se convirtió en los cimientos de la Orquesta de Teatro Provisional. Cuando se formó la orquesta, Dvorak se convirtió en el violinista principal. En 1865, Dvorak le enseñó piano a las hijas de un orfebre; una de las que más tarde se convirtió en su esposa (Anna Cermakova). No fue hasta 1871 cuando Dvorak dejó el teatro. Durante estos años, Dvorak estuvo componiendo en privado.

Debido a que sus primeros trabajos fueron demasiado exigentes para los artistas que los tocaban, Dvorak evaluó y modernizó su trabajo. El se alejó de su pesado estilo germánico acercándose hacia un estilo más clásico eslavo de una forma bastante directa. Además de enseñar piano, Dvorak se unió a la Orquesta Austríaca como un medio de ingresar. En 1877, Brahms, impresionado por los trabajos de Dvorak, estuvo en el panel de jueces que le hicieron ganar 400 guldens. Una carta escrita por Brahms acerca de la música de Dvorak le hizo ganar a Dvorak mucha fama.

Durante los últimos 20 años de la vida de Dvorak, su música y su nombre se hicieron conocidos internacionalmente. Dvorak ganó muchos honores, premios y doctorados honorarios. En 1892, Dvorak se trasladó a América para trabajar como el director artístico para el Conservatorio Nacional de Música en Nueva York por $15.000 USD (casi 25 veces lo que ganaba en Praga). Su primera actuación fue en el Carnegie Hall (en el estreno de “Te Deum”). La sinfonía New World de Dvorak fue escrita en América. El 1 de mayo de 1904, Dvorak falleció por una enfermedad.

Share








3 Comentarios to 'Recordando a Dvorak'

  1. Mauricio Hinojosa - febrero 22nd, 2008 at 3:19 pm

    No he escuchado mucho a Dvorak, pero esa sinfonía es tremenda.

  2. Karen - agosto 9th, 2008 at 11:53 pm

    Esta sinfonía es exquisita para
    escuchar, es facinante

  3. Rodolfo Pérez González - octubre 12th, 2010 at 11:03 pm

    Es una lástima que sólo se escuche la Sinfonía del Nuevo Mundo, olvidando sus otras creaciones sinfónicas. Acaso la 7a Sinfonía en re menor o la 8a en Sol son inferiores? Oiganlas y se enamorarán del gran músico checo.


Deje un comentario