Disputa entre Alemania y Polonia por una partitura de Mozart

El concierto para piano número 27 de Wolfgang Amadeus Mozart fue terminado de componer por el autor unos pocos meses antes de morir. Sin embargo, la partitura de la obra comenzó un largo peregrinaje que aún hoy no culmina y donde actualmente se la disputan los paises de Alemania y Polonia.

El hecho es que Alemania, durante la segunda guerra mundial, trasladó a Polonia muchos materiales históricos muy valiosos para protegerlos de los constantes bombardeos a que era sometida la ciudad de Berlin. La partitura de la obra que nos ocupa quedó, por ende, en territorio Polaco y las autoridades de este país no quieres devolverlo pues desean quedarselo en compensación de todo lo que el regimen nazi les ha quitado.

La disputa sigue entonces por los canales diplomáticos y políticos de ambos países y se encuentra lejos de resolverse.

Share








3 Comentarios to 'Disputa entre Alemania y Polonia por una partitura de Mozart'

  1. Mauricio Hinojosa - octubre 6th, 2007 at 8:44 pm

    Qué feo, las compensaciones no pueden ser impuestas ni a través de la apropiación de tesoros culturales ajenos. Es totalmente entendible la terrible marca que dejaron los inhumanos nazis en Polonia, pero halgo que no se debe hacer es mezclar la pureza y grandeza de la música de Mozart con lo más bajo del ser humano.

  2. Edgar López - octubre 17th, 2007 at 11:57 pm

    Victoria por fin para chopin pero si los polacos ya tienen a chopin para que quieren aduñarse tambíen de mozart?

  3. Pedro López Azcuénaga - julio 22nd, 2008 at 10:00 pm

    Lo que yo veo, es que el sentido acertado del
    artista, es componer temas, al margen de que lo
    posea un país, u otro.
    Básicamente hablando, sin entrar en detalles acerca
    de que Polonia quiera resarcirse por lo que le
    hayan quitado los nazis, se observa que el autor
    es alemán, y que Alemania tiene el tema, que es alemán, por lo tanto, es lo de menos que Polonia
    tenga la partitura, (incluyendo el valor histórico) por lo tanto, la alegría de que el tema sea alemán,
    nadie se la quita a los alemanes, aún no teniendo
    la partitura.


Deje un comentario