Los pianistas parapléjicos pueden operar el pedal de un piano con su boca

Notables avances en tecnología para pianistas discapacitados. El deseo de ScienceDaily de que los parapléjicos puedan tocar el piano podría hacerse realidad: el investigador y doctor Rüdiger Rupp de Heidelberg ha desarrollado un método con el cual un pianista puede operar el pedal derecho de un instrumento sin ningún tipo de cables. Una verdadera innovación.

Un pianista parapléjico puede entonces ir más allá de su discapacidad pudiendo tocar el piano usando sólo sus manos y sus brazos. Por más de 20 años, ha habido controles electromagnéticos para el pedal para este tipo de discapacidades -la mayoría víctimas de accidentes- que fueron inventados por el fabricante de Baviera, Steingraeber e hijos y están hechos a medida. Los generadores del pulso como los sensores lumínicos, los acolchados de cabeza, las almohadas de espalda, los aparatos de cuello y los tubos de boca hacen posible que los pianistas discapacitados toquen piezas que incluyan el trabajo del pedal, desde las obras completas de Beethoven hasta el periodo contemporáneo.

Control del pedal a través de la mordida
La desventaja de esta solución técnica es que los magnetos son muy indiferentes al uso del piano porque sólo pueden prender y apagarlo. “Las etapas intermedias como el pedal medio no pueden lograrse. Además, este tipo de artefactos eran visibles para los espectadores”, resumió el doctor Rüdiger Rupp* acerca de las desventajas del sistema actual.

El invento ingenioso de Rupp permitió que los investigadores compensen esta pequeña falla. Junto a su equipo, ha desarrollado una tablilla activada a presión que los pianistas pueden sostener en su boca para controlar el pedal de acuerdo con la música. Este artefacto solucionó el problema de un pianista profesional parapléjico de Noruega que se acercó a Rupp, según informes de la Universidad de Heidelberg. El concierto puede ser llevado a cabo sin ningún tipo de cables o artefactos visibles. “Hemos medido la fuerza con que un parapléjico muerde. Dependiendo de qué tan fuerte lo haga, podrá controlar la posición del pedal”, dijo el ingeniero.

El artefacto usa un sensor de fuerza o de presión, que está pegado a la superficie de masticado en la mandíbula superior. “El paciente puede controlar la acción entera del pedal, incluyendo la posición intermedia y la velocidad en que el pedal se suelta”, explicó el ingeniero.

Transmisor en la mejilla
Un transmisor inalámbrico es instalado a un motor eléctrico pegado a los pedales del piano. Un modulador remoto como una especie de transmisor en miniatura con muy poco poder de consumo es ubicado en la mejilla derecha, y le manda las señales al motor eléctrico, que se opera con el pedal el módulo remoto, originalmente presentado por una compañía estadounidense, se fabrica de acuerdo a las necesidades del usuario.

En su mejilla izquierda, el pianista parapléjico tiene una celda que provee energía por 12 horas. La innovación de este sofisticado sistema es que se mandan señales analógicas con un rango más abarcativo que sólo “prendido-apagado”. Cuando las marcas del pedal aparecen en las notas, el pianista parapléjico literalmente muerde, con más o menos fuerza – y puede lograr la misma diferenciación del sonido que un pianista que no sea discapacitado.

Nuevo proyecto: controlar el pedal con la lengua
Por casi 10 años, los investigadores de Heidelberg y sus colegas han desarrollado un sistema con el cual las personas parapléjicas y cuadrípléjicas pueden controlar ayudas técnicas. El grupo de investigadores de Rupp se ha especializado en los sistemas de estimulación funcional eléctricos, también conocidos como neuro prótesis, con los cuales los parapléjicos de alto nivel pueden recuperar partes de sus funciones de agarre de una mano paralizada. Su invención nueva hace posible para los pianistas parapléjicos tocar en público e irse de gira. Otra dosis de normalidad para los discapacitados.

Con la ayuda del dinero de un premio, Rüdiger Rupp y su equipo y están trabajando en el próximo paso, apuntando hacia nosotros los pedales del piano y a su control, a través de un sistema de sensibilidad de presión ubicada detrás de los dientes incisivos que se medirá con la fuerza de la lengua y su posición, convirtiendo todo en una señal analógica que sea transmitida directamente los pedales del piano.

*El doctor Rupp el director de el departamento de investigación sobre heridas en la espina dorsal de la clínica ortopédica de la Universidad y hospital de Heidelberg (director: Prof. Dr. Hans Jürgen Gerner), y fue honorado por este invento con €15,000 por el premio a la innovación 2008 dado por la fundación alemana de paraplejía.

Share









Deje un comentario