El valor inconmensurable de las lecciones de piano para los niños

El taburete del piano, es un pequeño mueble sin pretensiones. Necesita que de su gran compañero, el piano, para llevar a cabo su propósito de ser. Claro, uno puede apilar cosas sobre el, o jugar a las cartas, o en caso de necesidad, comer en el, pero los taburetes de piano están llevando a cabo su razón de ser cuando uno se sienta en ellos, y se emana musica del piano. El compañero del taburete es el gabinete de las partituras. La mayoría de los taburetes pueden guardar pocas partituras, por lo que rápidamente se sobrecargan y la música comienza a acumularse en la parte superior del piano. Un gabinete de partituras resuelve muy bien este problema.


Este taburete para piano sin pretensiones puede ser un amigo querido o un instrumento de tortura, particularmente para el niño al que se le ha dado el regalo invaluable de lecciones de piano. Los niños reaccionan a las lecciones de piano de diferentes maneras. Algunos aman la música y practican con rapidez y entusiasmo. Para ellos, el taburete es un amigo. A otros niños, aunque si les guste la musica, simplemente no le gusta a la práctica. Para estos pobres niños, el taburete es un objeto de tortura. Al sentarse en ellos, se retorcerán y soñaran despiertos hasta que el tiempo de la práctica se haya terminado. ¿Qué hace la diferencia entre estos dos estudiantes de música? Yo no tengo la respuesta a esa pregunta, pero me gustaría tenerla. ¿Está relacionado con la cantidad de talento con la que el niño nace? ¿Depende de la música que el profesor elige en comparación con la música que el niño disfruta? ¿Depende de la capacidad del niño para sentarse y mantener su mente en la tarea?

El valor de las lecciones de piano, sin embargo, no tiene precio. A nivel físico, los niños son capaces de empezar a tener talento musical antes de empezar a ir a la escuela. Los bebés tienen la capacidad de igualar un tono que escuchan y reproducir un ritmo. Aprender música es como el aprendizaje de idiomas y de la lectura. Hay un punto de corte en el que este aprendizaje se vuelve mucho más difícil. Para las clases de piano, esta edad es alrededor de los once años. Los estudios han demostrado que las lecciones de piano a una edad temprana, producen cambios físicos en el cerebro en desarrollo. Los niños que toman clases obtienen puntuaciones más altas en las secciones verbales y matemáticas de la Prueba de Aptitud Académica. Pero los beneficios van más allá de lo físico. En el futuro, la gente que tomó lecciones de niños podrá gozar al mayor placer musical cuando sean grandes. Uno de mis grandes placeres es cantar en el coro de la iglesia. Uno no tiene que leer música para cantar en el coro, pero si ayuda. Además, escuchar música es más placentero cuando uno sabe algo acerca de cómo la música es en su conjunto.

Mientras que el piano es probablemente el mejor instrumento para aprender un montón de diferentes aspectos de la música, un niño que ve al taburete como un instrumento de tortura debería intentar con otro instrumento. Marchar en la banda es también una forma gratificante de aprender música.

Share








2 Comentarios to 'El valor inconmensurable de las lecciones de piano para los niños'

  1. adriana - abril 11th, 2010 at 6:39 pm

    hola. He intentado enseñarle piano a mis sobrinas de 3 y 6 años. Es un poco dificil, sobre todo la digitación. Sin embargo la mayor ya muestra habilidades musicales. Aprendió a tocar la primera parte de für Elise.

  2. abner rugama - enero 3rd, 2011 at 6:58 pm

    Muchas gracias por ese post. Yo estoy enseñándole a mi hijo de 3 años a tocar piano, él lo toma como un juego. Desde que nació me ha visto sentado frente al piano (soy pianista de eventos) y ahora que tiene la oportunidad de “jugar” con el piano la pasamos muy bien. No pienso forzarlo a aprender a ser pianista pero considero que el piano es, como dice el post, un instrumento apto para aprender un montón de aspectos diferentes de la música y no solo de la música, en cuestión de disciplina y el autoestima, ejecutar un instrumento da puntos a favor.


Deje un comentario