Recordando a Bill Evans

Más de 25 años después de su muerte, Bill Evans sigue siendo uno de los pianistas más importantes del jazz moderno. Su lirismo introspectivo y su sutil clásica occidental florece teniendo ecos en una legión de tecladistas. Como director y compositor, introdujo un acercamiento influyente y altamente interactivo a las actuaciones en trío y en pequeños grupos.

Bill Evans al piano

William John Evans, nacido el 16 de agosto de 1929 en Plainfield, NJ, estaba fascinado por la música desde que era pequeño ya que escuchaba las lecciones de piano de su hermano mayor. En ese tiempo tenía 6 años; estaba tomando lecciones por sí mismo y mostraba una capacidad extraña para leer y absorber la música. Evans siguió a su hermano a la Universidad “Southeastern Louisiana”. Abandonó la universidad para un breve tiempo en el Ejército, y en 1955 se matriculó en el Mannes College of Music de la Ciudad de Nueva York. La escena de jazz de Nueva York le permitió afinar su oficio y relacionarse con pianistas como Bud Powell, Horace Silver, Lennie Tristano, y George Shearing. Evans logró pronto un contrato de grabación con Riverside Records, y su disco de debut (New Jazz Conceptions) fue lanzado en septiembre de 1956. Sus primeros trabajos impresionaron al trompetista Miles Davis, quien invitó a Evans a unirse en una banda que incluía al saxofonista Cannonball Adderley y John Coltrane, al bajista Paul Chambers y al baterista Jimmy Cobb. Junto con el pianista Wynton Kelly, grabaron el seminal Kind Of Blue. Seguidamente Waltz for Debby por su trío.

El éxito de Kind of Blue, emparejado la popularidad mundial de Davis, puso al tímido Evans en el punto de mira, que más tarde demostró ser demasiado para él. Su respuesta fue autodestructiva: Consumió cocaína y heroína que lo llevaron a su ruptura con Riverside Records. Evans continuó tocando, mayoritariamente en tríos. Con el bajista Scott LaFaro y el baterista Paul Motian, desarrolló un nuevo concepto para el trío de piano, con papeles más activos para el bajo y la batería. El nuevo enfoque de Evans recibió grandes elogios del público, de críticos, y de colegas y músicos. Cuando LaFaro murió a los 25 años en un accidente automovilístico en 1961, Evans quedo devastado y casi deja de tocar por completo. Pero él se reagrupó y formó varios tríos nuevos, sustituyendo a LaFaro con bajistas como Chuck Israels y Eddie Gomez. En 1977, Evans formó un trío con el bajista Marc Johnson y con el batería Joe LaBarbara.

La carrera de Evans se acortó por la mala salud, agravada por su drogadicción, y murió en 1980 a los 51 años. Pero sus ideas innovadoras y su influencia musical viven en la técnica de tocado de innumerables pianistas contemporáneos.

Share








2 Comentarios to 'Recordando a Bill Evans'

  1. dceli67 - mayo 14th, 2008 at 2:59 pm

    Al gran Bill Evans… Recomiendo el disco “Bill Evans Trio – Autumn Leaves” en vivo

  2. El bajo eléctrico, como usarlo y un poco de historia » Música de Pianos y Operas - noviembre 22nd, 2009 at 1:08 pm

    […] cuerdas comienzan con un sonido muy grave, subiendo por las demás cuerdas a un sonido mas agudo. Los bajistas usan varias configuraciones. Estos cambios se realizan con preamplificadores y conjuntos de […]


Deje un comentario