La lírica de Richard Wagner

Del compositor lírico Richard Wagner (1813-1883) se puede decir que sus óperas alemanas y su filosofía artística influenciaron no solo a los músicos sino también a los poetas, pintores y dramaturgos. Tal era su superioridad que se construyó una casa de ópera diseñada por él mismo en Bayreuth, Alemania solamente para representaciones de sus dramas musicales.


Wagner nació en Leipzig en el seno de una familia teatral. Desde pequeño su sueño era ser poeta y dramaturgo, pero a los quince años quedó impactado por la música de Beethoven y decidió convertirse en compositor. Se instruyó a sí mismo a través del estudio de partituras y tuvo casi tres años de un entrenamiento formal en teoría musical, pero nunca ejecutó con maestría ningún instrumento.

Como estudiante de la universidad de Leipzig él se batía a duelos, bebía y apostaba, el mismo estilo de vida lo acompañó durante toda su vida; siempre vivió desvergonzadamente e incrementaba deudas que no podía pagar.
 

 

Durante sus tempranos 20 años, Wagner dirigió en pequeños teatros alemanes y escribió varias óperas. En 1839 decidió probar suerte en París, en ese entonces el centro de la gran ópera; él y su mujer pasaron dos miserables años, durante los cuales no pudo conseguir ni una sola presentación de alguna de sus óperas y fue rebajado en su cargo. Pero retornó a Alemania en 1842 para la producción de su ópera Rienzi n Dresden; el trabajo fue enormemente exitoso, y fue elegido director de la casa de ópera Dresden.

Wagner pasó seis años en este puesto, y se volvió famoso tanto por compositor de óperas como director. Cuando las revoluciones de 1848 cruzaron Europa, la vida de Wagner en Dresden se tornó difícil debido a la acumulación de deudas. Esperando que una nueva sociedad pudiera cancelarlas y producir condiciones favorables para este arte, él participó en una insurrección y luego tuvo que huir a Suiza. Dejó de componer por varios años; a pesar de ello, trabajó en sus teorías artísticas en varios ensayos y completó el libreto de Der Ring des Nibelungen (El anillo de los Nibelungos), un complejo de cuatro óperas basadas en la mitología nórdica el cual lo tuvo ocupado durante veinte años. Interrumpió la composición de la música para El Anillo para componer Tristán e Isolda (1857-1859). Otra de sus creaciones es Parsifal.
 


Algunas de sus óperas

Wagner pasó varios malos años luego de concluir Tristán. Su ópera Tannhauser fue un fracaso en la casa de ópera de París; Tristán fue abandonada por la Vienna Opera; y él fue perseguido por sus acreedores ya que eran los tiempos de su ópera Sigfrido. Sin embargo, en 1864, fue rescatado por el Rey Ludwig de Bavaria, y un fanático Wagneriano de dieciocho años quien puso todos los recursos de la Opera de Munich a su disposición. En este tiempo, Wagner se enamoró de Cosima von Bulow, quien era hija de Liszt y esposa de Hans von Bulow, el mejor amigo de Wagner y su director favorito; ella dio a Wagner dos hijos mientras aún seguía casada con von Bulow. Al poco tiempo de que su primer esposa falleció se casó con Cosima.

Para Wagner, una casa de ópera era un templo en el cual el espectador debía quedar anonadado por la música y el drama. El escribió sus propios libretos, basados en leyendas germanas medievales y mitos con personajes que suelen ser dioses, héroes, semidioses, etc. Llamaba a sus trabajos dramas musicales más que óperas, pero hoy en día la gente encuentra a su música mucho más interesante que al drama estático.

Dentro de cada acto hay una continua fluidez musical (Wagner llamaba a esto “melodía sin fin” recordando especialmente El holandés errante) a diferencia de las arias y ensambles tradicionales, y no hay pausas donde los aplausos puedan interrumpir. Su línea vocal, la cual concibió como “discurso cantado”, está inspirado por el ritmo y el tono de los textos germanos. Wagner revolucionó la ópera cambiando el foco de la voz a la orquesta y tratando a la orquesta sinfónicamente. Su expansiva y colorida orquestación expresa el drama y constantemente desarrolla, transforma e intercala ideas musicales. (Y el sonido orquestal es tan complejo que sólo voces potentes pueden interpretar sus obras). En la orquesta se llaman leitmotifs. Un leitmotifs es una pequeña idea musical asociada con una persona, un objeto o un pensamiento en el drama.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Todo ópera: Nueva sección lírica.