Biografía del compositor Hans Pfitzner

Hans Pfitzner fue uno de los compositores que llevaron la tradición Germano-Romántica al siglo XX. A diferencia de sus contemporáneos como Mahler y Richard Strauss, su reputación nunca pareció extenderse más allá de su tierra natal. Aún así se lo admira por algunas de sus obras individuales mas que por su obra completa, particularmente por su trabajo más conocido, la ópera Palestrina.

Nacido en Rusia de padres alemanes, Pfitzner se mudó con su familia a Frankfurt cuando tenía tan sólo tres años de edad. Su talento musical se manifestó mucho antes, y recibió su primer entrenamiento de parte de sus padres. A los 14 ingresó en el Conservatorio Hoch, estudiando composición con Knorr y piano con Kwast. Luego comenzó su carrera musical como maestro, tomando una posición como director de teatro; esta última demostró ser una movida estratégica, aunque era un puesto impago, le permitió que su primer ópera, Der arme Heinrich, fuera presentada.

A esto le siguieron puestos pagos, culminando en un trabajo múltiple con estadía en Estrasburgo; el se convirtió en director del conservatorio de la ciudad, así como director de ópera y jefe de la sinfónica. La seguridad de un ingreso fijo produce un ambiente creativamente favorable lo que llevó a Hans a componer prolíficamente óperas en todas las formas.

 

Su obra mas importante podría decirse que es su ópera Palestrina de 1915, basada en la vida de un compositor renacentista y citando pasajes de la música del maestro. El autor se ha visto tal vez como el protagonista de su propia ópera, como un hombre que, de acuerdo con sus principios, defiende la tradición musical contra las depredaciones del poder.

La ópera trata sobre el esfuerzo legendario de parte de Palestrina para componer un hermoso trabajo espiritual. También su  sobresaliente cantata, "Von deuttscher Seele", derivada de Soul alemán de 1920, es otra de sus obras destacadas. Ambos trabajos están en la más alta y suntuosa tradición cromática y sonora del post Romanticismo.


Pero el desgano mundial de los no alemanes a escuchar la música del autor, ha sido probablemente el resultado de sus propias políticas al respecto. Siempre se comportó como un ardiente patriota alemán y terminó enredado con el surgimiento del Tercer Reich. El mismo aún consideraba entre sus amigos judíos y partidarios a Mahler, a Bruno Walter y a Otto Klemperer, y fue un admirador de Mendelssohn. En cualquier evento, si Pfitzner se desilusionaba más con el Nazismo, expresaba su desaprobación en forma inmediata.

Esta y varias tragedias familiares llevaron a doblar la cordura del compositor. La destrucción de su hogar en Munich a causa de la guerra llevó al autor al envejecimiento y lo convirtió en un vagabundo insano, pero luego de la guerra se procuró una pensión y una residencia fija para poder pasar el resto de sus días tranquilos.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Todo ópera: Nueva sección lírica.