La ópera Norma de Vincenzo Bellini

Acto I
En lo profundo del bosque, Los Druids se reunían en el altar de su dios, Irminsul, donde el sacerdote, Oroveso, que los guiaba en la oración para vengarse de la conquista romana. Cuando ellos se fueron, el procónsul romano, Polline, le confesó a su asistente que no amaba a la hija del sumo sacerdote Oroveso, Norma, pero que si se enamoró de su hija, Adalgisa. Ellos se fueron mientras que los Druids se reunían y Norma le rezaba al Dios de la luna por la paz. Después que los Druids se dispersaron, Adalgisa empezó a rezar por fuerzas para resistir a Pollione, pero cuando el apareció persuadió a Adalgisa para escaparse con el a Roma el día siguiente. En su recóndito escondite, Norma le dice a su amiga de confianza, Clotilde, que tenía miedo que Pollione la abandone a ella y a sus dos hijos por una mujer cuya identidad ella no conocía. Su hijo sale de escena cuando entra Adalgisa a confesarle a Norma que ella era su amante. Recordando su debilidad, Norma trata de absolver a Adalgisa de sus votos, pero su amabilidad se convirtió en furia cuando aparece Pollione y le enseña que el es el pretendiente de Adalgisa. Sin embargo Pollione quería huir con ella, Adalgisa prefería morir antes que sacarle el marido a su madre.
 

 

Acto II
Esa noche, con una daga en la mano, Norma trata de asesinar a su hija mientras dormía para alejarla de Pollione. Pero no pudo, en ves de oponerse a entregarle a Adalgisa. La chica se negó, rogando con su desesperada madre compadecerse de su hija. Norma abrazó a Adalgisa, superada por su oferta de irse con Pollione y rogar por Norma. Los Druids se reunieron en el altar para escuchar el anuncio de Oroveso que decía que Pollione iba a ser reemplazado por un comandante cruel. Pollione se enfureció con la esclavitud de Roma que el consejo propuso por el momento, para hacer la rebelión final más exitosa.


En el templo, Norma se quedó atónita al escuchar a Clotilde que la suplica de Adalgisa a Pollione ha sido en vano, y en una furia Norma impulsa a la gente a comenzar una guerra contra sus conquistadores. Oroveso exige una victima para sacrificar, y solamente entró Pollione cuando el santuario había sido ya profanado. Solo con el, Norma le promete su libertad si el renuncia a Adalgisa y vuelve con ella. Cuando el se opone, Norma llama a los Druids y confiesa su culpabilidad. Conmovido por su nobleza, Pollione insiste decidir su destino. Después de que Oroveso observó a su hija, Norma dirige a su amado a la hoguera donde la multitud reza.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Todo ópera: Nueva sección lírica.