Libreto de la ópera I Puritani de Bellini

ACTO I:
Transcurre en una fortaleza cerca de Plymouth, comandada por Lord Walton del bando de Cromwell. La hija de Lord Walton, Elvira, está enamorada de Lord Arthur Talbot, un caballero partidario de los Stuarts, pero su padre ha prometido su mano a Sir Richard Forth, quien era al igual que él seguidor de Cromwell. Sin embargo, Lord Walton no cede a la petición de su hija intentando desentenderse del asunto por un tiempo. Mientras tanto el tío de Elvira, Sir George Walton, la prepara la boda con Arthur, y le cuenta a la joven que fue él quien persuadió a su padre para que se casara con Talbot. La Reina Henrietta, viuda del rey Charles I, permanece prisionera en la fortaleza. Al descubrir que ella se encuentra bajo sentencia de muerte, Arthur, leal a los Stuarts, le permite escapar envolviéndola en el velo nupcial de Elvira y guiándola por medio de los guardias, como si fuera la novia. Pero es aquí cuando se desata el conflicto, cuando aparece ante ellos Sir Richard, el joven quien esperaba casarse con Elvira. Richard desenvaina su espada para enfrentarse a Arthur, pero al desgarrarse el velo de la supuesta novia a causa de una espada, Sir Richard puede ver que la mujer que él supone que debe ser la esposa de Lord Arthur no es Elvira, por lo que se disculpa y les permite pasar. Cuando se descubre la fuga, Elvira, creyéndose abandonada, pierde la razón. Todos aquellos reunidos para la celebración de la boda invocan ahora, en un coro conmovedor, maldiciones sobre la cabeza de Arthur.

 

ACTO II
Transcurre en otro lugar de la misma fortaleza. Se caracteriza por poner de manifiesto, principalmente, la locura de Elvira. Pero además se encuentra el famoso dueto marcial, “Suoni la tromba (Suene la trompeta)”, en el cual Sir George y Sir Richard anuncian su preparación para encontrarse con Arthur en batalla y procuran vengar la deshonra de Elvira.

ACTO III
Se lleva a cabo en una arboleda cercana a la fortaleza. Arthur, si bien sabe de su persecución, regresa en búsqueda de Elvira. Su alegría al verlo nuevamente, disipa temporalmente las nubes de su cabeza, pero las evidencias de su perturbado estado mental alarman a su amado. Él oye que sus persecutores se aproximan, y está absolutamente seguro de que si lo capturan su destino será la muerte, pero a pesar de ello no abandona a Elvira. Arthur es detenido y está por ser ejecutado cuando un mensajero llega con noticias de la derrota de los Stuarts y perdón para todos los prisioneros, por lo cual se le concede a Talbot su liberación. El repentino shock de alegría restaura la razón de Elvira y los amantes reencuentran.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.