Libreto de la ópera La Fille du Regiment de Gaetano Donizetti

La escena transcurre en la zona Tyrol, ocupada por el ejército francés. Marie, una joven ligada a los Veinte Primeros Granaderos, y llamada por ellos como “la hija del regimiento”, se cree huérfana, luego de haber sido encontrada de pequeña en el campo de batalla por el Sargento Sulpice, quien la tomó a su cargo. Posteriormente él y sus compañeros la adoptaron y la llevaron con ellos como su mascota. El Sargento, sin embargo, preserva cuidadosamente una carta que encontró enganchada en la ropa de la niña cuando la encontró, y que va dirigida a la Marquesa de Berkenfeld. Marie aparece al inicio de la ópera, como una joven alegre, feliz con su vida, y como la querida de sus muchos “padres soldados”, lo cuales todos la adoran. Ella posee un novio, un joven suizo llamado Tony, quien ha salvado su vida recientemente; y en la apertura de la ópera él ha ido a visitarla. Al comienzo, los Granaderos lo toman por espía; pero cuando Marie les explica que le ha salvado la vida, ellos le dan una calurosa bienvenida, y lo persuaden de unirse a su regimiento. Al oír que el joven ama a su adorada “hija” y frente a las súplicas de Marie consienten el compromiso de los jóvenes; pero este plan feliz se frustra ante la llegada de un extraño, quien no es otro que la Marquesa de Berkenfeld, a quien el Sargento Sulpice otorga la carta que tenía guardada. Al leer la misma, la Marquesa se llena de emoción, y anuncia que Marie es su sobrina, que había sido perdida de infante; y por lo tanto ofrece su reclamo ante el regimiento, rechaza al humilde Tony como marido inapropiado, y declara que la joven deberá acompañarla de una vez al castillo.

 

Tony se desespera, pero no puede seguir a su novia pues se ha unido al regimiento y se encuentra atado a servir junto a ellos; y Marie, luego de una triste despedida, es llevada lejos por su nuevo pariente. En el Acto Segundo, Marie se encuentra en el castillo de su tía, vestida como una fina dama, e instruida en música y demás dotes; pero su corazón aún se encuentra junto a sus viejos amigos, y ante la visita del Sargento Sulpice, canta junto a él las viejas canciones del regimiento, causándole un shock a su remilgada tía.

La Marquesa ha arreglado un casamiento para ella con un noble joven pero tonto; y, luego de una gran pelea, Marie es obligada a acceder la propuesta, a pesar de que su corazón sigue perteneciendo a Tony. Sin embargo, en ese momento se oye un sonido de tambores y flautines; y Marie se deleita al descubrir que es su amado regimiento, los Veinte Primeros, que llegan para ver el progreso de su “hija”. A su cabeza se encuentra Tony, ahora un coronel, habiendo ascendido rápidamente debido a su cortés comportamiento durante la guerra; y luego de un encuentro amoroso de la pareja, el joven coronel pide nuevamente la mano de Marie, sintiendo que su nuevo rango justifica tal acción.

Sin embargo, la Marquesa, aún se rehúsa a permitir que su sobrina se case con alguien de rango inferior al suyo; y cuando Marie se resiste a obedecer lo que ésta ha ordenado, y mientras se prepara para fugarse con Tony, sus guardianes le revelan que en realidad ella es su propia hija, siendo vástago de un matrimonio que ella contrajo en su juventud con un oficial muy por debajo de su rango social, un casamiento que la Marquesa había mantenido oculto de todos sus parientes y amigos, pero que no perduró debido a la prematura muerte del joven. Marie, creyendo que el deber filial la obliga a obedecer a su madre, accede a renunciar a su amado Tony. Pero al ver que ella se encuentra con el corazón destrozado la Marquesa finalmente se retracta, y da su consentimiento a los jóvenes amantes.

La compañía de aristócratas invitados se había reunido para presenciar el casamiento de una joven quien ha renunciado a su título de la nobleza a causa de sus sentimientos; pero dicha causa no perturban a Marie ni a Tony, sino que los abrazan con alegría, y reciben las bendiciones y los buenos deseos de los galantes Veinte Primeros, quienes vitorean calurosamente por la felicidad de su querida “hija”.

Otras óperas de Donizetti:
Lucrezia Borgia
La favorita
Don Pasquale
L'elixir d'amore
Lucía de Lammermoor
Anna Bolena
La hija del regimiento

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.