Libreto de la ópera Elektra de Richard Strauss

Ancient Mycenae. En el patio del palacio de Agamemnon, rey asesinado de Mycenae, las niñas sirvientas hablan sobre el comportamiento salvaje de Elektra, la hija mayor de Agamemnon. Cuando se van, Elektra lamenta el asesinato de su padre ante su madre, Klytämnestra, y ante el amante de su madre, Aegisth. Llamando al espíritu de su padre, ella promete venganza. Luego es interrumpida por su hermana menor, Chrysothemis, que le dice que renuncie a su obsesión de venganza para que ambas puedan llevar una vida normal. Cuando los ruidos en el palacio anuncian la llegada de Klytämnestra, la chica se marcha, dejando a Elektra frente a frente con su madre. La reina entra; las drogas, la falta de sueño y el miedo a las represalias la han arruinado.

Ella llama a Elektra para preguntarle que clase de sacrificio hacia los dioses es necesario para obtener su paz. Elektra le responde que su pesadillas cesarán cuando la sangre de una mujer impura sea derramada. Desafiada a nombrar a la víctima, Elektra grita que es la misma Klytämnestra, y que ella y su hermano Oreste prepararan el hacha. Klytämnestra queda horrorizada, pero cuando su Confidante corre y le susurra algo, su estado de ánimo cambia radicalmente. Riéndose maniacamente, Klytämnestra deja a su hija.

 

El misterio se explica cuando Chrysothemis reaparece con las noticias de que Orest está muerto. Shockeada, Elektra le dice a su hermana que ahora ella la debe ayudar a matar a Klytämnestra y a Aegisth. Cuando la niña queda aterrorizada y se va corriendo, Elektra empieza a cavar para desenterrar el hacha que mató a Agamemnon. Ella es interrumpida por un extraño que le dice que llegó para informarle a Klytämnestra la muerte de Oreste. Cuando Elektra revela su nombre, él le dice que Oreste esta vivo. Los sirvientes llegan y besan su mano. Los perros de la casa me reconocen, el dice, pero no mi propia hermana. Llorando su nombre, Elektra cae ante los brazos de Oreste y le dice que vivió sólo para su regreso.

La reunión se interrumpe cuando Oreste es citado ante Klytämnestra. Apenas entró al palacio cuando se escuchó un grito y Elektra, esperando ansiosamente, sabe que el mató a su madre. Ahora llega Aegisth, y Elektra le ilumina con alegría su entrada hacia el palacio, donde también se encuentra con su destino. Mientras que los salones resuenan con una confusión tumultuosa, Elektra, comienza una danza extática. Pero la liberación de tanta mezcla entre odio y alegría parece ser demasiado para ella; y cuando Chrysothemis regresa, Electra cae sin vida.

Otras óperas de Strauss:
Elektra
Salome
Ariadna de Naxos

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.