Libreto de la ópera La Cenerentola de Rossini

ACTO I:
A fines del siglo XVIII o a principios del siglo XIX. En el hall de la mansión de Don Magnifico, el barón de Montefiascone, sus dos hijas, Clorinda y Tisbe, tratan sobre atavíos mientras que su hijastra, Cenerentola (Cenicienta), cuyo nombre verdadero es Angelina y es la sirvienta de la familia, canta una canción acerca de un rey que encontró a su esposa entre la gente común. Mientras se apoya en la puerta, varios cortesanos arriban para anunciar que el Príncipe Ramiro pronto estará de visita: esta buscando a la muchacha más bella de la tierra para que sea su novia. Las hermanas le ordenan a Cenerentola que les traiga más joyas. Magnifico, despertado por la conmoción, viene para investigar, regañando a las niñas por haber interrumpido su sueño de un burro con alas. Todos se van a sus habitaciones, y el Príncipe Ramiro, disfrazado con su propia vestimenta, arriba a la mansión solo, con el fin de ver a las mujeres del hogar sin que sepan quien es el. Cenerentola es sorprendida por lo lindo que era el extraño, y se admiran entre si. El príncipe le pregunta quien es, Cenerentola le explica la muerte de su madre y su propia posición de sirvienta y luego se disculpa y va a atender el llamado de su hermanastra. Dandini, todavía haciéndose pasar por el príncipe, escoltas a las dos hermanas a la casa real y le ofrece a Magnifico un tour por la bodega de vinos, con la esperanza de emborracharlo.

 

Clorinda y Tisbe se vuelven a juntar con Dandini; cuando él les ofrece a Ramiro como un acompañante para alguna de ellas, ellas se hacen lucir ante mero novio. Alidoro anuncia la llegada de una dama desconocida. Ramiro reconoce algo en su voz. Cuando ella levanta su velo, él y Dandini, y también las hermanas, sienten algo familiar en su apariencia. La confusión es compartida por Magnifico, que viene a anunciar la cena y se da cuenta del parecido de la recién llegada con Cenerentola. Todos sienten que están en un sueño, pero a punto de ser despertados por un gran choque.

ACTO II:
En una sala del palacio, Magnifico se da cuenta de esta nueva amenaza para la elección de sus hijas, diciéndoles que no se olviden de su importancia cuando alguna de las dos ascienda al trono. Él se va con las chicas y Ramiro queda sorprendido y herido con la visita de la chica recién llegada debido a su parecido con la chica que había conocido esta mañana. Él se oculta cuando Dandini llega con la magnificarte y bien vestida de Cenerentola, acotejándola. Ella se declina amablemente, diciendo que ella está enamorada de alguien más, de su novio. En este momento, el encantador de Ramiro, pasa por adelante. Una vez más, el príncipe del "valet”, Dandini, se enfrenta a Magnifico. En la casa de Magnifico, Cenerentola, una vez mas con sus viejas vestimentas, prende el fuego y canta su balada. Magnifico y el regreso de las hermanas, todos en un vil estado de ánimo, le ordenan a Cenerentola preparar la cena. Cenerentola, trae una silla para el principe, se da cuenta de que es Ramiro; que a su vez reconoce él su brazalete. La confusión reina cuando Magnifico y sus hijas se dan cuenta de su derrota, irritados por esa mezquindad, Ramiro los amenaza, pero Cenerentola le pide que demuestre caballerosidad. Su familia sigue en contra de ella, pero Cenerentola se va con el príncipe, mientras que Alidoro da las gracias al cielo por este feliz desenlace. En la habitación del trono del palacio de Ramiro, Magnifico se muestra a favor de la nueva princesa, pero ella sólo pide que sea reconocida por lo menos como su hija. Llena de felicidad, le pide al príncipe que perdone a Magnifico y a sus dos hermanastras. Emocionados, su padre y sus hermanastras la abrazan y declaran que los días sentados bajo el fuego ha terminado.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.