Sinopsis de Cavallería Rusticana de Pietro Mascagni
Escena I

Despunta el alba el domingo de pascua en un pueblo siciliano hacia finales del siglo XIX. Turiddu puede ser oído cantando una canción de amor a Lola, la joven que él ama y a quien le prometió que se casarían antes de que terminara el servicio militar. El joven recuerda cómo en su regreso al pueblo descubrió que ella se había casado con el cartero, Alfio. En un intento por consolarse a sí mismo, se comprometió con otra joven, Santuzza, pero ahora ha comenzado a ver a Lola nuevamente. Para empeorar las cosas, un coro de pueblerinos comentan en el hermoso día, que Santuzza se ha puesto en contacto con Mamma Lucia, la madre de Turiddu, y le comunica que por haber sido excomulgada no puede entrar a la casa de Mamma Lucia, pero le gustaría conocer algunas noticias de su hijo. El no ha ido a Francofonte a buscar vino como su madre había dicho, pero había sido visto en el pueblo. Su conversación es interrumpida por la llegada de Alfio. El también vio a Turiddu cerca de su casa esa mañana. Santuzza presiona a Lucia para que le dijese donde estaba su hijo, y cuando Alfio se ha marchado Mamma le cuenta que Turiddu la está traicionando y que tiene un amor secreto con Lola. A su regreso, Turiddu se niega rotundamente a responder las preguntas de Santuzza. Su dramática confrontación es interrumpida por la llegada de Lola en su camino a la iglesia. Ella coquetea con Turiddu; esta situación despierta celos en Santuzza. Luego de una discusión acalorada, Turiddu empuja a Santuzza violentamente y acompaña a Lola hacia la iglesia. En su desesperación Santuzza revela a Alfio la infidelidad de su esposa. La escena culmina mientras el cartero jura tomar venganza.

 

Escena II
Al terminar la misa en la iglesia, los pueblerinos son invitados por Turiddu a tomar un trago. Alfio se les une en la taberna y firmemente propone un reto a Turiddu. Según las costumbres sicilianas, los dos hombres se abrazan y Turiddu muerde la oreja de Alfio, acto mediante el cual acepta el desafío. Turiddu dice unas palabras a Santuzza y le pide a su madre que la cuide. Luego pide su bendición. Mamma Lucia tiene un extraño presentimiento a pesar de que no sabe nada acerca del duelo. Turiddu la deja y Santuzza va a hacerle compañía. Se escucha un ruido en la distancia y de repente una mujer grita, “¡Ellos han asesinado a Turiddu!”. El se tambalea y muere mientras que Santuzza y Mamma Lucia se desmayan.


 

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.