Claves para tocar el piano de memoria

Una buena idea, que tiene está relacionada con la biología más que con cualquier otra cosa, es tocar en el piano la pieza que estás aprendiendo justo antes de irte a dormir. Debe ser la última cosa que hagas antes de descansar tu cabeza sobre la almohada. Durante el día, nuestro cerebro almacena muchas cosas en nuestra memoria a corto plazo. Estos recuerdos son transferidos durante el sueño a la memoria de largo plazo. Si haces algo luego de practicar, los recuerdos de tu sesión de práctica serán sobrescritos por los eventos que hagas luego durante el día. Al tocar la canción justo antes de ir a la cama, dichos recuerdos pasarán a un primer plano. Así, serán transferidos a la memoria de larga duración con mayor eficacia.

Aprendiendo a mantener el ritmo

El truco es tocar la pieza al ritmo correcto, incluso si sólo logras tocar correctamente una mínima parte de la canción. En otras palabras, debes pasar la mayor parte de tus prácticas en mantener el ritmo, más que en cualquier otra cosa. Al comienzo, no debes preocuparte por tocar en el instrumento el tema con los acordes completos, puedes intentar tocar una o dos notas del acorde, de todos modos no es necesario tocarlo completo. Al poco tiempo, serás capaz de tocar más y más notas, incluidos los acordes, y aprenderás que notas son opcionales y cuales indispensables. En la mayoría de los casos nadie, excepto tú, notará que falta alguna nota.

¿Dónde ubicar los dedos?
Para las escalas:
La técnica ortodoxa, por ejemplo, en caso de una escala ascendente con la mano derecha, consiste en tocar las tres primeras notas comenzando por el pulgar y luego de tocar la nota que se encuentra debajo del dedo mayor comienzas nuevamente con el pulgar. El pulgar debe cruzar por debajo de los otros dedos, es decir, no debes levantar la mano del teclado al continuar. En una escala descendente, comienzas con el meñique de la mano derecha, deberías poder tocar 5 notas (una con cada dedo), y luego el dedo mayor cruza por encima del pulgar para tocar la siguiente nota. Tocar con la mano izquierda es una acción en espejo de lo que hace la mano derecha.

Para la música habitual:
Se aplica el mismo sistema que con las escalas, pero también es común levantar un poco las manos y moverlas para que puedan abarcar la secuencia siguiente de notas que estás esperando tocar.


Tocar con ambas manos

Casi siempre, al tocar con ambas manos, no intentes separarlas. No te preocupes por haberte olvidado de una nota en la armonía. Si no llegas a tiempo, sólo toca la siguiente produciendo un sonido o inventa una armonía para el caso. Pocos oyentes serán capaces de detectar un error. Luego de un tiempo, tu mano izquierda desarrollará un sentido para donde se supone que debe caer la nota siguiente. Y, luego de un tiempo, tu mano derecha será capaz de identificar la melodía esencialmente de oído sin tener que prestar demasiada atención a las notas escritas en las partituras, lo cual te permitirá dedicar mayor atención a los armónicos de la mano izquierda. Ambas habilidades se combinarán de tal forma para que puedas interpretar la música latina cada vez con mayor facilidad. Tocar de oído, y leer nuevas partituras ayudará a que fortalezcas dichas habilidades.

Lección anterior: El teclado del piano
Lecciones siguientes:
Tocar jazz en el piano

Tocar de memoria
Tocar blues en el piano

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: