El mecanismo del piano

El mecanismo del piano vertical está conformado de la siguiente manera: las cuerdas están estiradas entre clavijas sujetas al marco de fundición de hierro y son las que son templadas por el afinador de pianos. La parte vibrante de la cuerda se encuentra limitada por dos puentes tonales, un grupo de puentes se ubica sobre el marco metálico, y el otro sobre la tabla armónica. De este modo, el sonido producido por la cuerda vibrante se incrementa al acoplar la gran tabla armónica. El golpeteo de las cuerdas se produce en un punto fijo, a causa del accionar de los martillos cubiertos de fieltro que son impulsados por el mecanismo de las teclas. Este mecanismo actúa de la siguiente manera: cuando se presiona la tecla, el martillo es conducido hacia la cuerda con gran velocidad. Al examinar el pulsador y el regulador del mecanismo se observa que el martillo sigue rebotando luego de que ha golpeado la cuerda y permanece a un centímetro de la cuerda si la tecla aún continúa presionada. Esta posición está determinada por el pulsador y el regulador.

Cuando se deja de hacer presión sobre la tecla, el martillo regresa a su posición normal contra el riel de martillo y luego, el pulsador regresa a su posición. Mientras la tecla se encuentra libre, la apagador no ensambla con la cuerda. La función del apagador es incrementar el declive del sonido producido por la cuerda luego de que la tecla ha sido presionada. En general, el golpe del martillo dura un tiempo comparable con el periodo de la cuerda.

El punto del golpe, llamado "punto de percusión", puede cambiar en todo el largo de la cuerda. Bajo las condiciones de excitación anteriores, puede demostrarse que es posible suprimir ciertos armónicos, dependiendo de donde se encuentre el punto de golpe en la cuerda. Por ejemplo, los armónicos de séptima en adelante pueden suprimirse si la cuerda se golpea en un punto ubicado a un séptimo de uno de los extremos. Una de las principales diferencias entre los dos tipos de piano es la posición de las cuerdas.

En el piano de cola, el mecanismo explicado anteriormente se encuentra ligeramente cambiado. Por ejemplo: cuando la tecla deja de ser presionada la báscula se mueve hacia arriba. El sistema de palanca de la báscula se adiciona al del pulsador. Como resultado, el pulsador también se mueve hacia arriba. El pulsador, sucesivamente, conduce al martillo hacia la cuerda con gran velocidad. El martillo sigue rebotando luego de que ha golpeado la cuerda y permanece a aproximadamente un centímetro de la cuerda si la tecla aún continúa presionada.

El siguiente gráfico del mecanismo de piano de cola es gentileza del Prof. Hugo Landolfi y su escuela de afinación de pianos. Reproducido con los debidos permisos.



1) Tecla; 2) Pilotín; 3) Báscula; 4) Tope del escape; 5) Pulsador; 6) Tornillo; 7) Regulación de escape; 8) Mango del martillo; 9) Báscula; 10) Martillo; 11) Atrape; 12) Contrapeso del apagador; 13) Brazo; 14) Cuchara que comanda el apagador; 15) Apagador; 16) Cuerda; 17) Arpa; 18) Agrafe; 19) Clavija; 20) Clavijero


Hay tres pedales en un piano convencional. El pedal derecho remueve todos los apagadores de todas las cuerdas para que el sonido producido por éstas pueda ser sofocado sólo por la tabla armónica. El pedal central remueve los apagadores de todas las teclas que se encuentran presionadas. Y el pedal izquierdo, también denominado pedal suave o sordina o pedal de pianíssimo, reduce el sonido producido por el instrumento.

Entradas recientes
de nuestro Blog: