Los instrumentos de viento

Un instrumento de viento consta de un resonador acoplado a un medio que obstaculiza la corriente continua de aire. El aire puede ser interrumpido de las siguientes maneras: por una lengüeta, es el caso de los silbatos, los órganos de tubos, las flautas dulces, la dulzaina, la ocarina, la flauta, el pífano o el flautín; por una lengüeta mecánica en el acordeón, la armónica, el clarinete, el saxo, la gaita, el oboe, el corno inglés y el fagot; por labios en el clarín, el corno francés, la trompeta, la tuba y el trombón; y por las cuerdas vocales en la voz humana.

Ya que el instrumento debe ser capaz de cubrir un rango específico de tonos, se necesita de algunos elementos para obtener de estos sonidos de diferentes frecuencias.

En los instrumentos de boquilla libre, se emplea un número considerable de lengüetas, uno para cada sonido producido lo cual los hace mas versátiles en función de las frecuencias sonoras que pueden generar los mismos.

En el órgano, se necesita una gran cantidad de tubos o lengüetas, por lo menos una para cada tono. Los instrumentos con boquilla están provistos de mecanismos para que la columna de aire, acoplada a los labios del músico, pueda variarse y así hacer posible la obtención de diferentes frecuencias resonantes. En los instrumentos de tubos mecánicos, el tubo o cuerno, que se acopla a la lengüeta, se encuentra provisto de agujeros que pueden ser abiertos o tapados para obtener tonos diferentes.
 

Algunos instruementos de viento


En el caso de la voz humana, las frecuencias resonantes de las cuerdas vocales se reafirman según las propiedades resonantes de la cavidad vocal. Las frecuencias generadas en dicha cavidad pueden variarse al modificar la forma y las dimensiones de la cavidad, el espacio entre las cuerdas vocales, y según cuanto se abra la boca al cantar. 

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: