El sonido

Si damos un puñetazo a una mesa, o golpeamos una puerta con los nudillos, o incluso damos un pequeño golpecito en nuestra taza de té con una cuchara, se producirán sonidos que serán fácilmente reconocibles. Nuestro lenguaje habitual está lleno de palabras referidas a lo que llamamos sonidos impulsivos. Algunas de ellas son: golpear, palmear y chasquear. También los mismos son producidos en forma intencional por los instrumentos musicales.

Tal vez haya notado que esta lista forma una secuencia con características propias ya que primeramente aparecen ruidos más abruptos que son generados por objetos más duros que aquellos que aparecen hacia el final de la misma. Nuestro lenguaje también posee una vasta cantidad de adjetivos que describen dichos sonidos. Llamativamente, muchos de los nombres de estos fenómenos acústicos provienen del nombre que recibe la fuente generadora del sonido, las cuales son fuentes que producen sonidos con ciertas características especiales. Así la humanidad ha podido identificar la presencia de un elemento común en los sonidos producidos al golpear dos objetos de metal, o dos bloques de madera, del los cuales surgen los calificativos “de madera” y “metálico”. Así también, las palabras “cristalino o vidrioso”, “retintín”, “hueco o profundo” e incluso “mojado” dan la impresión de poseer características sonoras diferentes.

Algunas características de las ondas sonoras
La correlación entre los sonidos impulsivos y las fuentes que los generan es muy íntima debido a su frecuencia; la particularidad del sonido (ya sea “metálico” o “hueco”, por ejemplo) sobrevive durante su transmisión, ya sea que se de esta a través de líneas telefónicas antiguas o inclusive, si se emplea algún altoparlante. Tampoco se modifica cuando uno los experimenta en habitaciones de diferentes tamaños y formas. Es esta característica especial de la respuesta humana a los sonidos impulsivos que nos lleva a las preguntas fundamentales que luego procederemos a explicar.


¿Cuál es la naturaleza física de cualquier sonido desde que viaja por el aire hasta que llega a nuestras orejas? ¿Cuál es la naturaleza de la percepción, o, para decirlo de otro modo, cómo puede nuestro sistema nervioso procesar los sonidos que llegan hasta nuestros oídos? ¿De qué modo la mente humana sintetiza las propiedades de los sonidos que son, de algún modo, interesantes o importantes para ella?

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.

Entradas recientes
de nuestro Blog: