La mandolina

La mandolina está compuesta por cuatro cuerdas dobles extendidas sobre un diapasón y que están sujetas al extremo inferior de la caja armónica mediante una cola de madera. La parte posterior del cuerpo ahuecado de este instrumento musical tiene forma de pera.

Esta caja armónica junto con su particular cavidad conectada al aire exterior mediante los agujeros constituyen un resonador complejo. Un puente, ubicado en el centro de la parte superior de la caja armónica, que sirve también como soporte para las cuerdas se encarga de transmitir las vibraciones de éstas hacia el resonador.

la mandolina tradicional

Los cuatro pares de cuerdas de la mandolina se afinan en Sol3, Re4, La4 y Mi5. Las dos cuerdas de cada par se afinan exactamente en el mismo tono, y cada par, para simplificar se considera como una sola cuerda.
 

fotografía de una mandolina


Para hacer que las cuerdas vibren, se emplea la técnica de punteo, para la cual se utiliza una púa que se sostiene entre los dedos pulgar e índice. La longitud de la cuerda y, por lo tanto, la frecuencia resonante varía según cuan fuerte se presione la cuerda contra los trastes. Generalmente, los trastes de la mandolina se encuentran bastante espaciados por lo cual los sonidos producidos al presionar una cuerda sobre dos trastes adyacentes generan un semitono separado.  La longitud de este instrumentos es de, aproximadamente 23 pulgadas que equivale a casi sesenta centímetros.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: