El diapasón

Las ondas sonoras se producen debido a la vibración de objetos. Ya sea el sonido de una voz humana, el de un piano, el de un trombón, o el sonido que hace un libro al caer al piso, la fuente de dicho sonido es siempre un objeto vibrante. La utilidad esencial de este tipo de artefactos es servir como tono patrón para la afinación de instrumentos musicales.

El diapasón es un claro ejemplo de cómo un objeto vibrante puede producir sonido. Está formado por un mango pequeño y dos puntas. Cuando se lo golpea contra algo las puntas comienzan a vibrar. El movimiento de las puntas hacia un lado y hacia el otro agita las moléculas de aire circundantes.

Funcionamiento y dinámica sonora
Debido a que los extremos del diapasón se encuentran fuera de su posición inicial, las moléculas de aire que se encuentran a su alrededor quedan reducidas en un espacio menor; esto genera alta presión a los lados de las puntas. Cuando las puntas se mueven hacia adentro de su posición inicial, el aire que rodea dichas puntas se expande; esto reduce la presión alrededor de las puntas. Las regiones de alta presión son conocidas como compresiones y las zonas de baja presión se denominan refracción. Mientras las puntas siguen vibrando se generan zonas en donde se alterna la alta y la baja presión. Dichas regiones se transportan a través del aire, llevando las ondas sonoras de un lugar a otro.


En los sólidos, el sonido puede transportarse de forma longitudinal o transversa. Pero en medios que son fluidos (como los gases y los líquidos), las sondas sonoras acústicas son sólo longitudinales. En una onda longitudinal, las partículas del medio vibrante se mueven hacia los lados en una dirección paralela (o anti-paralela) a la de la energía transportada, lo cual puede ser apreciado sin inconvenientes por el oído humano.

Otra característica importante de las ondas sonoras (al igual que cualquier otra onda) es que son un fenómeno que transporta energía de un lugar a otro sin por ello transportar materia alguna. Esto se debe a que las moléculas de aire se mueven de derecha a izquierda, volviendo siempre a su posición inicial, lo que demuestra que no se genera un desplazamiento neto.

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: