Las cuerdas de uso musical

Una cuerda es la fuente de vibraciones en los instrumentos de cuerdas, tales como la guitarra, el arpa, el piano y la familia del violín. Están hechas de un material flexible que se mantiene bajo tensión para que pueda vibrar libremente. Las cuerdas pueden ser “simples” (esto quiere decir que deben hacerse de un solo material, que puede ser nylon o acero), o pueden tener un núcleo de un determinado material con una cubierta de otros materiales para incrementar su masa y su grosor. Dichas cuerdas son llamadas “cuerdas enrolladas” o "bordonas".

Dependiendo de la construcción del instrumento en que serán usadas, las cuerdas tienen, por lo general una pelotita o un bucle en uno de los extremos para sujetar la cuerda al instrumento. Los extremos de algunas cuerdas están recubiertos con seda como método de protección. El color y el diseño de la seda pueden ser usados para identificar una cuerda de otra.

El timbre de una cuerda depende de su peso, y, por lo tanto de su diámetro. Tradicionalmente, el diámetro se mide en milésimas de pulgadas, aunque, también se emplean otras unidades métricas. Cuanto más largo es el diámetro, tanto más pesada es la cuerda. Las cuerdas pesadas requieren una tensión mayor para producir el mismo tono que una cuerda normal, y consecuentemente se necesita aplicar mayor fuerza para presionarlas contra el diapasón. Pero, a diferencia de estas últimas, las cuerdas de mayor diámetro producen un sonido de frecuencia mucho más fuerte y grave.

La tripa de toro y de oveja fue usada durante mucho tiempo para hacer las cuerdas de la familia del violín. Esta variedad es propensa a sufrir los efectos del cambio de clima y de humedad y, no sólo se desafinan constantemente sino que también se rompen fácilmente. Luego de la aparición de las fabricadas de metal, las de tripa continuaron fabricándose debido a su cálido timbre y a sus armónicos característicos. Las cuerdas de tripa modernas poseen sólo su interior de este material, y se las envuelve en metal con el fin de protegerlas.


Hoy en día, la mayoría de los instrumentistas de jazz o folk las prefieren de núcleo de acero debido a su rápida respuesta, bajo costo y afinación estable. Mientras que los instrumentistas de música clásica prefieren las de núcleo sintético, por ejemplo el Perlón. Esto se debe a sus ricos armónicos y su cálido timbre. Sin embargo, la mayoría de los intérpretes de música barroca aún prefieren las cuerdas con corazón de tripa. Esto se utiliza además en los quintetos para piano con instrumentos históricos.

El aluminio es el elemento más común para los instrumentos de arcos, como el violín y la viola, mientras que para la guitarra y el piano se utilizan aquellas con cobre enrollado, que se las llama entorchadas o bordonas. También se usan el bronce, el cromo, el níquel y la plata. Si bien la plata es mucho más cara, se la prefiere por su resistencia al óxido y su hipo alergenicidad.

una cuerda que vibra

Menú de navegación:
Home Piano Mundo: Nuestra home.
Noticias de música: Actualización diaria.

Entradas recientes
de nuestro Blog: